Desarrollo personal

La Autoestima es la percepción, afecto y juicio positivo o negativo, que tiene una persona sobre sí mismo. Se relaciona con la autoimagen (concepto que se tiene de uno mismo) y con la aceptación (reconocimiento propios de la cualidades y defectos). Esta puede ser variable, porque está influenciada por agentes externos (padres, demás familiares y amigos) como también por agentes internos propios de la persona como lo son su afecto y juicios hacia sí mismo.

Esta variación, está basada en el aumento de la Autoestima o disminución de la misma, todo nace a partir de situaciones emocionales, familiares, sociales o escolares.

Los niños y adolescentes con Alta Autoestima, se caracterizan por presentar mucha confianza en sus capacidades, la alegría los acompaña la mayor parte del tiempo,  asumen riesgos, buen control de las emociones; siendo esto resultado de que la persona se ve a sí misma de un modo positivo, entusiasta y con mayor empatía hacia los demás.

Los niños y adolescentes con Baja Autoestima, se caracterizan por presentar mucha inseguridad, insatisfacción, sensibilidad ante las críticas, la infelicidad los acompaña la mayor parte del tiempo,  no asumen riesgos, pésimo control de las emociones; siendo esto resultado de que la persona se ve a sí misma de un modo negativo, pesimista y con poca empatía hacia los demás.

En todo este contexto, los padres y familiares pueden incidir de forma negativa para que el niño o adolescente desarrolle una autoestima quebrantada y baja. Debemos actuar y prepararlos para que tengan un adecuado desenvolvimiento en su rutina diaria amándose a sí mismos, implementando estrategias que le permitan controlar adecuadamente sus emociones y brindándoles conocimientos para desarrollar su inteligencia emocional y sean Héroes o Gigantes en su futuro.

ESTRATEGIAS PARA AUMENTAR LA AUTOESTIMA EN LOS HIJOS:

La Autoestima no nace con la persona, aparece a medida que vamos creciendo; cultivando con sentimientos, pensamientos y emociones positivas. En nosotros los padres está la tarea de mantener o incrementar la estima de ellos.

ESTRATEGIA #1:

Destaque las Habilidades y Talentos de sus hijos. Rutinariamente, se deben realizar actividades en la que su hijo se destaque (habilidades) y las desarrolle con gusto, como por ejemplo la pintura, la escultura, la escritura, la música, el baile, entre otras.  Cuando su hijo haga estas actividades, usted debe hacerle saber lo extraordinario de su trabajo y sus progresos, eso le  dará seguridad y confianza al niño en sus capacidades. Nunca lo subestimes, siempre hay alguna actividad en que ellos se sientan felices y la realicen de una manera casi perfecta.

Recuerda que el éxito es un proceso, no sucede de la noche a la mañana, y cada día que pasen aprendiendo y mejorando, estarán más cerca de encontrar su propósito de vida, que es descubrir para qué nacieron y a través del cual puedan ser felices y cambiar positivamente la vida de muchas personas.

ESTRATÉGIA #2:

Permita que expresen su personalidad. Es conocido que las personas de éxito no se adecuan a las normas sociales preestablecidas. Todos se afianzan en su personalidad para crecer a partir de ella.

Celebre las diferencias de sus hijos. Jamás los compare unos con otros, eso bajaría su autoestima. Es importante reforzar su confianza en su personalidad y hacerle ver que no hay dos personas iguales, que todos son inteligentes a pesar de ser diferentes. Este mundo no sería mundo, si todos fuéramos iguales, si pensáramos de la misma forma o si tuviéramos los mismos gustos.

Es importante que le hagas entender a tus hijos, que habrá gente que los criticará y con la que no tendrán empatía. Pero, que también existen muchas personas a la que le caigamos bien, nos muestran su amor y apoyo. Es fundamental que conozcan la flexibilidad, la adaptabilidad y la resiliencia (capacidad de recuperación)

Existe un ejercicio práctico, que pueden realizar juntos escribiendo cada uno, en una hoja, todas las cosas positivas de él/ella. Después compartan y hablen lo que hayan escrito. De seguro que tú has escrito muchas más fortalezas y talentos de ellos que ellos mismos, así empezará a quererse más, a sentir más seguridad y confianza en sí mismos.

ESTRATÉGIA #3:

Celebra sus logros, por muy pequeños que estos sean. Cuando reconoces y celebras sus logros, ellos también los reconocerán, se sentirán fortalecidos, alegres, capaces y con ganas de seguir progresando, pero se hace imprescindible que le ayudes a captar adecuadamente sus errores. No importa los pequeños que sean, siempre es bueno celebrar sus éxitos. Hazle detectar y festejar sus pequeños y grandes logros, en todos los ámbitos de su vida. Así serán consciente de sus mejoras y verán que van en la dirección correcta.

No olvides, que con cada declaración positiva sobre tu hijo -él (ella)- estará a un paso más cercano de la cima del éxito.

ESTRATÉGIA  #4:

Hágale visualizar sus sueños. Cuando desde niños visualizan sus sueños, más temprano que tarde estos se harán realidad. El cerebro es un órgano capaz de grabar todas las imágenes de los pensamientos positivos y negativos, capturandolos de una manera sorprendente para que estos se hagan realidad.

Imagínate que tus hijos visualizarán todos sus sueños, que sus pensamientos sean puramente positivos, sería un cerebro capacitado para hacer realidad sus sueños.

Debes lograr que tus hijos visualice sus sueños más anhelados, eso lo podrás obtener a través de tu comunicación con él (ella), preguntarles ¿Cuáles son tus sueños? ¿Qué deseas lograr en la vida? Y que lo escriba en un libro de notas, al tener ya establecidos sus sueños, entonces, promover que ellos visualicen sus sueños a diario, con imágenes que se graben en su cerebro y se queden en su subconsciente.

ESTRATÉGIA #5

Dígale a sus hijos frases motivadoras. Las frases motivadoras deben ser afirmaciones que le ayuden a sus hijos a sentirse importantes, amados, motivados y optimistas. Estas afirmaciones deben ser repetida por los padres varias veces a la semana, si se repiten diariamente, causaría un mejor efecto en sus pensamientos y emociones.

Las frases motivadoras pueden ser:

 “Recuerda que eres un(a) campeon(a), un(a) triunfador(a) y un(a) ganador(a), que nadie te demuestre lo contrario”

 “Te amamos hijo, eres importante para nosotros”

 “Demuestra de lo que estás hecho hijo”

“Eres un ser invencible”

 “Puedes lograrlo, tienes talento”

EL ARTE DE TRASCENDER

Especialista – Dra. Johanna Negrette

Será un placer para nosotros atenderle mediante cualquier duda o inquietud.¡Póngase en las mejores manos!

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by